La mermelada de naranja forma parte de una de nuestras recetas preferidas, ya que gracias a ella podemos disfrutar de esta maravillosa fruta en cualquier ocasión, pudiendo degustar las mejores naranjas todo el año.

Y hablando de las mejores naranjas, no podemos obviar que debemos elegir la mejor materia prima para que nuestra mermelada tenga el gusto auténtico de lo tradicional. Os recomiendo La Mejor Naranja, un sitio web en el que podemos comprar naranjas 100% naturales. Su principal peculiaridad es que las naranjas se recogen del árbol cuando realizas el pedido, y no antes, evitando de esta manera el almacenamiento o su conservación en cámaras de frio durante meses. Digamos que van del árbol a tu casa, y este mimo en sus productos es algo a valorar hoy en día.

En este sentido, las naranjas de La Mejor Naranja os ayudarán a darle ese toque tradicional de confitura de la abuela, con un gusto intenso a naranja de la buena. Seguro que con esta mermelada triunfáis, pues al margen del propio uso en casa para nuestra familia, la podéis regalar y seguro que os la quitan de las manos.

naranja mermelada

Ingredientes para unos 680 gr. de mermelada dulce:

– 1,5 kg de naranjas valencianas de buena calidad (como las de La Mejor Naranja)
– 680 gr. de azúcar blanca
– 750 gr. de agua
– La piel de medio limón
– Más agua

También necesitaremos unos botes con tapas recién lavados. Para realizar esta mermelada, y como con cualquier conserva, herviremos previamente los botes destapados con sus tapas durante diez minutos para esterilizar los envases.

Preparación:

El primer paso es lavar las frutas y mondar las naranjas junto al medio limón para sacarles la piel. Os aconsejo quitarle al limón la parte blanca lo máximo posible, ya que esa zona os puede amargar la mermelada. No desechamos las pieles, sino que las cortamos en tiras.

Ponemos a hervir un litro de agua en un recipiente y echamos las tiras de piel de naranjas y limón, dejándolo cocer todo durante unos diez minutos. Pasado ese tiempo, retiramos el agua usando un colador y volvemos a cocer las pieles otro minuto adicional, esta vez con agua nueva. Esto se hace para eliminar el sabor amargo de las mondas.

Ahora debemos retirar todas las partes blancas que podamos de los gajos de naranja. Si lo realizamos encima de un plato, no perderemos nada de zumo.

A continuación ponemos a hervir el agua que habíamos especificado en los ingredientes (750 gr.), y añadimos todo lo que reservamos anteriormente: los gajos de naranja, las pieles de naranja y limón cortadas en juliana y el azúcar, dejándolo cocer todo durante una hora y media a fuego medio (al menos al principio).

Para darle firmeza a la mezcla, vamos removiendo cada 15 minutos, sobre todo sin olvidarnos de hacerlo al final. Cuando la mezcla lleve media hora, reduciremos la fuerza del fuego para que sea más suave. Si vemos que el líquido de la cazuela se ha reducido mucho, podemos añadir siempre más zumo de naranja.

Aunque el tiempo estipulado es de hora y media, puede que varíe algo por la clase de fuego que empleéis. La mejor manera de comprobar que la mermelada está lista, es observar que al removerla, tenga cierta ligereza y no quede con una consistencia muy espesa. También que la reducción llegue más o menos a la mitad.

Si no vamos a consumirla de inmediato esos días, meteremos la mermelada caliente en los botes, apretando la tapa e inmediatamente dándole la vuelta a los botes. Con ello se consigue una higienización impecable de las juntas. En el momento en que se hayan enfriado, ya podemos meter los botes en la nevera. De esta manera, podemos conservarlos unos dos meses aproximadamente. No debemos prolongar su conservación más allá de este tiempo.

Así que ya sabemos cómo preparar una rica mermelada de naranjas valencianas naturales, para disfrutarla siempre que nos apetezca algo dulce, sano y natural.

mermelada naranja

Propiedades de la naranja:

La naranja es una fruta cítrica que posee numerosas vitaminas y minerales que resultan muy beneficiosas para nuestro organismo y, por ello, se recomienda como parte imprescindible de la alimentación diaria. De hecho son tantas sus virtudes, que podría calificarse como la fruta más valiosa para el cuerpo humano. Su rico contenido en tantos elementos, le ha conferido diversas propiedades no sólo a nivel nutricional, sino también para evitar numerosas dolencias, ya que es un fruto ideal para depurar, desinfectar, cicatrizar, estimular el sistema inmunitario o proteger nuestras células, entre otras muchas funciones ventajosas para la salud, como la de ser antioxidante.

La naranja es conocida como la fruta de la vitamina C por excelencia, y por ello posee espléndidas propiedades para nuestro organismo. Aun así tiene otros nutrientes también, como vitaminas A, B y G, o minerales como el calcio, fósforo, magnesio o potasio. Por ello el consumo de naranjas es muy recomendable si deseamos fortalecer nuestro sistema inmunológico, evitar varias enfermedades o disfrutar de un estado de salud óptimo.

El ácido cítrico que posee la naranja, convierte esta fruta en un perfecto desinfectante y depurativo, siendo excelente para disolver los desechos acumulados que se hallan en varios de nuestros órganos, aparte de favorecer la digestión de lo que ingerimos. La naranja ejerce una acción diurética que nos ayuda a limpiar y depurar órganos como el hígado o los riñones, eliminando líquidos. Aparte, su alto contenido en fibra ayuda a regular el tránsito intestinal, reduciendo la absorción de grasa.

Igualmente, otra de las virtudes que destaca de esta fruta, es la proteger nuestro organismo ante varias enfermedades cardiovasculares. Tomar una naranja cada día, es una costumbre perfecta para ayudar a mejorar la circulación sanguínea, puesto que mejora su fluidez, y mantiene nuestro corazón en forma. De ello deriva que, también sea ampliamente conocida su capacidad para reducir el colesterol y la presión arterial alta de manera natural.

Está comprobado que la naranja, al igual que el limón, es altamente efectiva en la tarea de proteger las células del organismo, incluso impidiendo el crecimiento de diferentes clases de células cancerosas. Esta propiedad se debe gracias a su alto contenido en elementos anticancerosos como el limoneno (que aumenta los niveles de enzimas hepáticos encargados de la detoxificación de carcinógenos) o diversos aminoácidos como la serina o la alanina. Gracias a estas propiedades tan excelsas, al tomar naranjas diariamente estaremos integrando a nuestra dieta un gran alimento antioxidante que previene numerosas patologías como el cáncer.

De hecho, ya que es un poderoso antioxidante que cuenta con un alto contenido en vitamina C, esta fruta también se considera perfecta para cuidar nuestra piel. La naranja y sus propiedades antioxidantes, nos ayudan a retrasar el envejecimiento de las capas de la dermis, aparte de eliminar impurezas o imperfecciones.

Ahora que conocemos todas estas propiedades tan importantes de la naranja, no debemos dudar a la hora de incluirla en nuestra alimentación diaria para disfrutar de sus beneficios.

naranjas

Si te gusta, vota y dale a las estrellas para calificarlo
Puntuación media: 5

Y también puedes compartirlo con los demás


recetas cocina Cocina Mediterránea Recetas para fiestas Tapas y pinchos Crepes Arroces Helados Vídeo Recetas Ensaladas Entrantes Cocina vegetariana Carnes Pizzas Recetas de Verano Cupcakes Pastas Pasteleria Guisos y cocidos Alimentacion y salud Recetas para niños Pescados Postres Recetas de Navidad Cremas Recetas Halloween

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies