Los whoopie pies (son iguales a los macarons) son una de las tendencias más seguidas en los blogs actualmente. Son pequeños pastelitos tipo sandwich que son perfectos para llevar al cole o al trabajo y nos sirven para sustituir la clásica tarta con crema o pasta.

macarons-terciopelo-rojo

Dificultad: Fácil

Tiempo medio de preparación: 40 minutos

Ingredientes:

– 280 gr. de harina
– 50 gr. de harina de maíz
– Una pizca de sal
– 100 gr. de mantequilla
– 200 gr. de azúcar
– 1 huevo
– 35 gr. de cacao
– 180 gr. de buttermilk
– 1 cucharadita de vinagre
– 1 cucharadita de bicarbonato

Para el queso crema:
– 300 gr. de azúcar glas
– 55 gr. de mantequilla sin sal
– 115 gr. de queso de untar
– 1 cucharadita de pasta de vainilla

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º.

Mezclamos la harina, cacao y sal en un bol y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee. Añadimos el huevo y mezclamos hasta obtener una masa homogénea.

Es hora de añadir el buttermilk y la mezcla de harina de forma alternativa, terminando siempre con harina.

En un vaso, mezclamos el vinagre con el bicarbonato con ayuda de una cuchara y echamos a nuestra masa. Mezclamos con una espátula.

Vertemos la masa en un molde para whoopie pies o bien con ayuda de un racionador de helado, hacemos bolas de masa y colocamos sobre una bandeja de horno.

Horneamos a 180 ºC durante 15 minutos. Dejamos que enfríe y reservamos.

Para preparar el queso crema, mezclar todos los ingredientes con ayuda de una cuchara. Una vez obtengamos una crema homogénea, dejamos enfriar tapada con papel film hasta su uso. Es conveniente que enfríe un par de horas antes de rellenar los whoopies.

Para el montaje, ahora sólo queda terminar nuestros whoopies. Cogemos dos medias que sean parecidas en tamaño, echamos crema sobre la cara interna de una de ellas y con la otra haremos nuestro sandwich. Así hasta que tengamos todos los whoopies listos. Refrigeramos hasta la hora de comerlos.

Buttermilk casero:

– 250 ml. de leche semidesnatada
– 1 cucharada de zumo de limón (medida americana 15 ml.)

Echar el zumo de limón a la leche. Revolver y dejar reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente. Tendrá la apariencia de leche cortada o yogur muy líquido; ésta es la textura que queremos obtener. Revolverla con la batidora eléctrica y utilizarla directamente. No es necesario colarlo.

Si te gusta, vota y dale a las estrellas para calificarlo
Puntuación media: 0

Y también puedes compartirlo con los demás


recetas cocina Cocina Mediterránea Recetas para fiestas Tapas y pinchos Crepes Arroces Helados Vídeo Recetas Ensaladas Entrantes Cocina vegetariana Carnes Pizzas Recetas de Verano Cupcakes Pastas Pasteleria Guisos y cocidos Alimentacion y salud Recetas para niños Pescados Postres Recetas de Navidad Cremas Recetas Halloween

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies