dieta gimnasio

Los alimentos que ingerimos son los encargados de proporcionar la energía necesaria a nuestro cuerpo para llevar a cabo el entrenamiento y la actividad física en el gimnasio, así que siempre viene bien profundizar sobre cuáles son los más recomendables.

¿Cuál es la alimentación más adecuada?

Si decidimos llevar una vida sana, es cuestión de tiempo que decidamos ir al gimnasio para realizar rutinas de ejercicios y de esta manera poner en forma nuestro cuerpo.

Otro elemento que tendremos que controlar es nuestra alimentación, de forma que nunca abusemos de grasas y azúcares, ni cometamos excesos en cuanto a las comidas que realicemos a lo largo del día.

Lo que debemos saber sobre estos dos componentes, es que están muy relacionados, y muchas veces solemos desconocer qué debemos comer cuando estamos yendo al gimnasio.

Por lo tanto, vamos a ver algunos consejos para mejorar nuestra alimentación mientras sigamos nuestras rutinas deportivas.

Primeramente os recomiendo consultar este artículo de MyProtein, ya que en él se analizan algunas de las dietas más conocidas para perder peso que han probado su eficacia a lo largo de los años.

Y es que cuidar nuestra alimentación en cuanto empecemos a realizar ejercicios, nos ayudará a aumentar nuestro rendimiento físico, definir nuestra musculatura y también perder peso.

Aparte, será clave conocer los alimentos que mejores nutrientes nos aporten, así como antioxidantes y calorías necesarias para no desfallecer a la hora de nuestro entrenamiento.

¿Qué debemos comer antes de ir al gimnasio?

Lo que ingerimos antes de empezar nuestras rutinas de ejercicios es fundamental en el aporte de la cantidad de energía y nutrientes necesarios para llevar un buen ritmo físico.

Por eso, antes de empezar una clase dirigida o ponernos a utilizar las máquinas del gimnasio, tendremos que controlar lo que comamos, evitando darnos un atracón antes de ello.

Son muy recomendables los alimentos en pequeñas cantidades que incorporen las vitaminas requeridas para tener una buena nutrición.

El mejor ejemplo de ello son los frutos secos, que contienen grasas saludables (monoinsaturadas y poliinsaturadas). También la avena con leche, el yogur o algo de fruta como un plátano.

Otra opción a tener en cuenta son los boles, los cuales se han puesto de moda, ya que integran yogur, frutos secos y semillas (como por ejemplo la chía), que en general son superalimentos con nutrientes esenciales muy valiosos, omega 3 y proteínas.

En cuanto a la bebida, será mejor buscar la hidratación en el agua. Es recomendable beber 1/2 litro de agua más o menos antes de comenzar nuestra rutina deportiva, aunque debemos tener cuidado de no beber en exceso.

Y como hemos comentado anteriormente, habrá que evitar los alimentos ricos en grasas o azúcares antes de ir al gimnasio.

Y es que si ingerimos alguna comida de este tipo, es probable que luego tengamos molestias en el intestino y esto nos perjudique a la hora de realizar los ejercicios.

¿Qué debemos comer después de ir al gimnasio?

Después de realizar actividad física en el gimnasio, será mejor decantarse por alimentos que nos aporten una buena cantidad de proteínas, al igual que vitaminas y minerales esenciales.

En cuanto terminemos nuestras rutinas de entrenamiento, será imprescindible hidratarnos lo antes posible y comer a un ritmo lento.

Mejor comenzar con fruta o frutos secos, ya que posteriormente podremos ingerir algo más contundente y completo, como por ejemplo, platos con pescado, ensaladas de arroz, pasta con semillas y tomates, lácteos, carnes, huevos o batidos proteicos.

En este caso, las proteínas son nutrientes vitales para reparar los tejidos del organismo, siendo también elementos indispensables para mejorar la adaptación de nuestros músculos al entrenamiento físico.

Otro aspecto a considerar es que nos aseguremos de consumir grasas saludables. Es bien conocido, por ejemplo, que los ácidos grasos omega-3 son muy eficientes ajustando la inflamación propia de una sesión de entrenamiento físico.

A la vez, tendremos que evitar la ingesta de lípidos de tipo trans, debido a que justamente actúan de la forma opuesta, favoreciendo los procesos inflamatorios.

Como es muy probable que tengamos sed, será recomendable beber agua para impedir la deshidratación.

También podremos recurrir a las bebidas isotónicas para restablecer nuestro organismo después de una gran actividad física, aunque siempre sin excedernos.

Dieta para subir de peso yendo al gimnasio

Aunque pueda parecernos que es fácil ganar peso, en realidad muchas personas tienen problemas con esto debido a su genética.

Y es que para algunos individuos resulta todo un desafío el incrementar su talla y masa muscular, teniendo que emplear dietas especializadas para lograrlo.

Si nos enfrentamos a este problema, es recomendable que conozcamos los siguientes alimentos, ya que serán nuestros mejores aliados para ganar peso.

  • Licuados: puede tratarse de proteínas, chocolate o frutas de varios tipos. No obstante, el alimento que mejor nos podrá ayudar a ganar peso por su eficacia y versatilidad al ingerirse, será la leche.
  • Carnes rojas: en este caso, mejor que la carne tenga poca grasa para que no aumente nuestros niveles de colesterol. Gracias a este alimento obtendremos una gran cantidad de proteínas, leucina y creatina, elementos indispensables en la construcción muscular.
  • Salmón y pescados grasos: al igual que la carne, los pescados grasos nos aportarán una gran cantidad de proteínas de alto valor biológico, así como minerales, por lo que ganaremos peso de forma sana mientras nos nutrimos.
  • Aguacate: esta baya es una de las más recomendables para ingerir grasas saludables de gran pureza. Será bueno incluir aguacate en nuestras comidas con frecuencia, ya que nos aportará una gran cantidad de proteínas.
  • Frutos secos: pueden ser almendras, pistachos, arándanos, nueces, altramuces, semillas de girasol o cacahuetes. Aparte de ser una estupenda fuente calórica y proteica, nos aportarán minerales y demás nutrientes de gran valor para nuestro organismo.

comida sana

Dieta para bajar de peso yendo al gimnasio

En caso de que deseemos bajar de peso mientras realicemos rutinas de ejercicios en el gimnasio, será recomendable seguir un régimen alimenticio en el que tengamos en cuenta estos alimentos.

  • Frutas: aparte de ser muy saciantes, nos aportarán excelentes nutrientes. En este caso, mejor decantarse por las que tengan menos calorías, como pueden ser los melocotones, melón, sandía, fresas, ciruelas, cítricos, peras o albaricoques.
  • Huevo: el huevo es un estupendo aliado para ingerir una gran cantidad de proteínas con un aporte calórico mínimo. Nos servirá para mantener a raya el metabolismo, nutrir nuestra musculatura y quemar grasa corporal, en especial de la zona media. Será ideal si queremos definir nuestro abdomen.
  • Pescados magros: estos pescados tienen un aporte calórico muy bajo, siendo perfectos para consumirse con frecuencia: bacalao, besugo, gallo, merluza, rape, lenguado, rodaballo o abadejo entre otros.
  • Yogur natural: el yogur es un gran acierto si deseamos bajar de peso sin tener que hacer necesariamente dieta. Si lo consumimos de tipo desnatado, estaremos aportando mucho calcio y proteínas a nuestro organismo, a la vez que muy pocas calorías.
  • Verduras: como tienen pocas calorías y mucha fibra, conforman un gran aliado para llevar una dieta baja en calorías. Resta decir que, en cuanto a nutrientes, son alimentos con una gran cantidad de vitaminas y minerales.

En este caso, será vital combinar equilibradamente nuestra actividad en el gimnasio con unas buenas pautas alimenticias.

Costumbres que debemos evitar

Muchas personas cometen algunos errores a la hora de llevar su dieta cuando empiezan en el mundo del fitness y la vida sana. Os mostramos algunos de los más frecuentes.

  • No incrementar el aporte calórico: cuando comencemos a realizar actividad física de forma diaria, tendremos que aumentar la cantidad de calorías ingeridas, ya que aunque queramos perder peso, la solución no será restringir el aporte energético.
  • Cuidado con los etiquetados light: a la hora de comprar en el supermercado, debemos estudiar y comprender mejor el etiquetado de los productos. Aunque muchos se promocionen como alimentos light o sanos, pueden seguir ocultando grandes cantidades de azúcar.
  • La impaciencia no es buena consejera: cuando empecemos a cuidar nuestro entrenamiento físico y nuestra alimentación, no debemos esperar resultados instantáneos, ya que suele ser un proceso que necesita tiempo. Mejor tomarlo como algo a largo plazo, tener constancia y no abandonar en caso de no ver frutos inmediatos.
  • Los suplementos en su justa medida: las ayudas ergogénicas pueden aumentar nuestro rendimiento y capacidad de recuperarnos, aunque siempre tendremos que introducirlas en el contexto de una alimentación equilibrada. En caso contrario, es muy probable que no experimentemos sus efectos.

Seguro que con estos pequeños consejos, podremos evitar todos los errores que suelen cometer los principiantes cuando comienzan a ir al gimnasio.

Y es que es recomendable comer adecuadamente desde el inicio de nuestra puesta en forma, ya que así progresaremos de forma más acertada y uniforme.

Y también puedes compartirlo con los demás


recetas cocina Cocina Mediterránea Recetas para fiestas Tapas y pinchos Crepes Arroces Helados Vídeo Recetas Ensaladas Entrantes Cocina vegetariana Carnes Pizzas Recetas de Verano Cupcakes Pastas Pasteleria Guisos y cocidos Alimentacion y salud Recetas para niños Pescados Postres Recetas de Navidad Cremas Recetas Halloween

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies