Cada vez más gente conoce el perjuicio que causa para la salud el uso de azúcar refinada, por lo que últimamente son más las personas que han empezado a buscar otras formas de endulzar los alimentos de una forma más saludable.

Existen numerosos endulzantes en el supermercado que nos ayudan a disfrutar de recetas y platos con menos calorías, pero casi todos ellos han sido creados artificialmente. No obstante, es bueno saber que podemos encontrar unos pocos edulcorantes naturales que se pueden consumir sin miedo y son excelentes sustitutos del azúcar. Uno de los más conocidos es la stevia, ya que desde que se popularizara hace unos pocos años, sólo se han conocido virtudes sobre el mismo.

La stevia es un edulcorante totalmente natural que tiene prácticamente cero calorías y encima posee numerosas virtudes para la salud. Se extrae de las hojas verdes de una planta del mismo nombre originaria de Sudamérica, lugar donde se ha utilizado para endulzar alimentos desde hace siglos, aparte de usarse en el campo de la medicina.

Para consumirla, podemos simplemente masticar las hojas o bien elaborar infusiones con ellas. También podemos secar las hojas para machacarlas y crear polvo de stevia que se puede emplear como sazonador dulce en cualquier alimento, o utilizarlo como sustituto de azúcar en las recetas como repostería o bebidas.

A pesar de no tener un sabor muy fuerte, la sensación que nos deja en el paladar y su gusto dulzón es más duradero que el del azúcar, ya que entre sus componentes está la glucosa y la rebaudiosida, que son los encargados de proporcionarnos la sensación de dulzor. Es tan potente su poder, que debemos tomarlos en dosis pequeñas debido a que es 300 veces más dulce que el azúcar, pudiendo establecer una analogía en la que una taza de azúcar sería equivalente a 1 ó 2 cucharaditas de stevia.

Esta planta es un gran aliado para los diabéticos, ya que les sirve para sustituir el azúcar de una forma muy saludable. Y aunque nos sirva para endulzar, nunca afectará al nivel de azúcar en nuestra sangre, sino al revés. De hecho, al consumir stevia logramos tener una mejor tolerancia a la glucosa y eso se traduce en una mejor gestión del azúcar por parte del organismo a la hora de comer.

Otra de sus bondades es que nos puede ser muy útil en dietas hipocalóricas, ya que podremos consumir alimentos sin renunciar al sabor dulce, por lo que nos servirá para aplacar la ansiedad y las ganas de consumir dulces o alimentos ricos en azúcar que no sean beneficiosos y nos estropeen nuestro plan dietético. Y no sólo eso, sino que está demostrado su poder en la absorción de grasas.

Respecto a la presión arterial, está demostrado que la stevia nos puede ayudar a aminorar la presión sanguínea, por lo que nos ayudará a prevenir enfermedades cardíacas (como hipertrofias en el corazón) y cerebrovasculares, así como fallos renales.

También tiene propiedades antibióticas, nos ayuda a combatir la fatiga, mejora la digestión y la salud de nuestra piel. La verdad es que en general, la stevia posee efectos muy beneficiosos en nuestro organismo y se podría considerar que es todo un regalo que nos brinda la naturaleza y que deberíamos aprovechar en nuestro beneficio.

stevia

Si te gusta, vota y dale a las estrellas para calificarlo
Puntuación media: 5

Y también puedes compartirlo con los demás


recetas cocina Cocina Mediterránea Recetas para fiestas Tapas y pinchos Crepes Arroces Helados Vídeo Recetas Ensaladas Entrantes Cocina vegetariana Carnes Pizzas Recetas de Verano Cupcakes Pastas Pasteleria Guisos y cocidos Alimentacion y salud Recetas para niños Pescados Postres Recetas de Navidad Cremas Recetas Halloween

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies