patatas rellenas jamon

Los amantes del buen comer sabemos que no hace falta perderse en las estanterías gourmet de los supermercados ni gastar los ahorros del mes para hacer un plato que te coloque al nivel de un chef con cinco estrellas Michelin.

Esto es lo que pasa con las patatas: siempre son un éxito. Fritas, cocidas, asadas, en puré o, como vamos a enseñarte en esta ocasión, rellenas, siempre triunfan en nuestra mesa. Eso sí, prepárate, porque una vez que las hagas, vas a tener que cocinarlas en más de una ocasión.

Ya que vamos a usar patatas, un alimento del que solemos disponer en la despensa o que encontraremos en el mercado a un precio asequible, te recomendamos que inviertas un poco más en elegir un jamón de calidad para enriquecerlas y darle jugosidad con solo mirarlas. En https://neveraespanola.com/ encontrarás una gran selección de las mejores piezas a los mejores precios.

Solo quedan tus manos y tu dedicación para hacer realidad estas exquisitas patatas rellenas con jamón que te proponemos.

Ingredientes (para cuatro personas, o tres de buen comer) 

  • Cuatro patatas grandes
  • Dos cebollas medianas
  • Unos 100 gramos de jamón (ibérico, serrano o puedes usar jamón de York) cortado a taquitos o, si es en lonchas, que sean gruesas
  • Una zanahoria (opcional)
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.

Preparación

Las patatas

Primero, vamos a lavar bien las patatas, porque vamos a cocerlas con piel. Ponemos una olla con agua al fuego, lo suficientemente grande para que nos quepan bien holgadas. Cuando hierva, echamos sal y añadimos las patatas, sin pelar y enteras.

En unos diez minutos deberán estar listas: no queremos que queden demasiado tiernas, así que vamos pinchando con un tenedor y comprobando hasta que estén en su punto.

Una vez listas, sacamos del agua y dejamos enfriar. En templado, las cortamos por la mitad a lo largo y reservamos. 

También puedes asar las patatas en el horno o usar el microondas: envuélvelas en papel film o una bolsa apta para microondas. Introdúcelas programando a casi la máxima potencia diez minutos. Saca, pincha y comprueba con un tenedor. Repite la operación hasta alcanzar la dureza que hemos explicado antes.

El relleno

En segundo lugar, vamos a hacer un sofrito. Regamos el fondo de una sartén con aceite de oliva. Añadiremos los taquitos de jamón, o las lonchas de jamón previamente picadas. Salteamos a fuego fuerte, un minuto. Una vez dorado, retiramos con una espumadera (para conservar el aceite en la sartén) y reservamos.

En ese aceite, ponemos la zanahoria y la cebolla, bien picadas. Mientras se sofríen, vaciamos las patatas con una cuchara, sacando la carne y dejando con la piel una especie de barquita.

Cuando la cebolla empiece a estar transparente, unos diez minutos, añade la pulpa de la patata y mezcla. Si quieres, añade un poco de sal y de pimienta. Recuerda que el jamón es salado y que, al estar cocinado, aumenta su sabor. Incorpora los trocitos de jamón.

Si ya eres capaz de olerlo, puedes apagar el fuego y rellenar tus barquitas con esta exquisita mezcla. ¡Listo para comer!

Tips del experto

  • Redondea tus patatas rellenas dándoles un golpe en el horno (o en la función grill de tu microondas): unos cinco o diez minutos bastarán para formar una pequeña costra crujiente que las harán aún más apetecible y sabrosas. 
  • La zanahoria aporta un toque dulce natural que marida muy bien con la receta. Si no te gusta o no quieres añadirla, no lo hagas. Te recomendamos que añadas una pizca de azúcar para que contraste con el regusto amargo y salado del jamón (también depende del jamón que hayas usado para la receta: ibérico o serrano, principalmente. Si has usado jamón de York, ya tiene de por sí un gusto dulzón).
  • En lugar de usar jamón o cualquiera de sus clases, prueba a rellenar tus patatas con otra cosa que tengas por la nevera y así convertir la receta en una exquisitez de aprovechamiento, como atún, chorizo, incluso trocitos de pollo asado.
  • Si eres amante del queso, no dejes pasar la oportunidad de añadir unos dados de emmental o un poco de queso para gratinar. Lleva al horno o calienta al microondas y disfruta de los hilos de queso desde tu boca hasta la patata como si fuera una pizza.
  • Puedes cubrir las patatas con las salsas que más te gusten: mayonesa, salsa barbacoa, alioli. Todas ellas potenciarán el sabor del jamón y formarán un suculento gratinado si lo llevas al horno después de añadirlas. ¡Ojo con la sal!

Estas patatas rellenas con jamón son ideales para tomar como plato único, ya que aportan todos los nutrientes esenciales. Puedes servirlas acompañadas de una buena ensalada de lechuga y tomate, bien aliñada y fresca. También puedes probar a hacerlas en su versión mini, con patatas de guarnición, y servirlas de acompañamiento a carnes en los almuerzos. ¡Atrévete y disfruta!

Y también puedes compartirlo con los demás


recetas cocina Cocina Mediterránea Recetas para fiestas Tapas y pinchos Crepes Arroces Helados Vídeo Recetas Ensaladas Entrantes Cocina vegetariana Carnes Pizzas Recetas de Verano Cupcakes Pastas Pasteleria Guisos y cocidos Alimentacion y salud Recetas para niños Pescados Postres Recetas de Navidad Cremas Recetas Halloween

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies