Para adelgazar, no hace falta que nos desnutramos. No es bueno vivir sólo de fruta, ensaladas y yogures, por lo que no podemos emplear el verano como excusa para hacer una dieta en la que pasar hambre. Debemos recordar que no podemos suprimir grupos alimenticios de lo que ingerimos a diario, y en el menú de nuestras dietas deben coexistir hidratos de carbono, proteínas, grasas, agua, fibra, vitaminas y minerales en su medida justa, o sea, manteniendo un equilibrio. Vamos a repasar algunos consejos que nos vendrán de perlas para mantener la linea durante la época estival.

Reinventar los gazpachos

El gazpacho es una receta española que manifiesta la sabiduría de nuestros antepasados para confeccionar un alimento tan nutritivo y refrescante. Es ideal para la época veraniega y reúne de manera ligera agua, vitaminas, minerales y fibra. Para elaborarlo necesitamos tan solo una batidora y un refrigerador para conservarlo fresquito. Lo bueno es que su receta es muy versátil y podemos modificarla a nuestro antojo para crear los gazpachos a nuestro gusto. Ya sea el clásico con tomate y pepino, hasta otros más gourmets de algas y soja, sandía con melón, remolacha con yogur, gazpacho blanco con espárragos, apio y zanahoria, huevos fritos con ajo, manzana y almendras, melón con cangrejo, etc, los gazpachos representan la imaginación al poder.

Ojo con las ensaladas-trampa

Ciertas ensaladas que en principio nos parecen ideales para una dieta, pueden llegar a tener entre 500 y 1.000 calorías por cada ración. La razón reside en que están elaboradas con ingredientes muy calóricos como el foie de pato, el queso brie o de oveja, salmón, picatostes, etc. y hay que sumarle las salsas. Así que debemos controlar los ingredientes que lleva una ensalada para no llevarnos una sorpresa. Una buena idea es emplear un aceite acalórico para elaborar la salsa con la que acompañar la ensalada, consiguiendo reducir las calorías en el aceite empleado hasta casi diez veces.

Potenciar el consumo de frutas veraniegas

El verano es una temporada ideal para la mayoría de frutas, como sandías, melones, albaricoques, higos, melocotones, ciruelas, peras, nectarinas, cerezas, nísperos, etc. Se trata de alimentos que tienen niveles bajos en calorías, pero a la vez son ricos en hidratos de carbono de índice glucémico medio. Las frutas nos aportan al organismo agua, vitaminas, minerales y elementos fitoquímicos, que son esas sustancias tan beneficiosas para evitar y curar enfermedades como el cáncer o problemas cardiovasculares, por poner algunos ejemplos.

perder peso verano

Abandonar las bebidas carbonatadas y dulces

No existe mejor bebida para alguien que practica deporte que el agua, y más si nuestro objetivo es adelgazar. Debemos olvidar los refrescos light o bajos en calorías, sangrías y combinaciones alcohólicas si deseamos lucir cuerpazo este verano. No obstante, ocasionalmente podemos permitirnos una copita de vino tinto o una cerveza para desquitarnos, pero no debemos abusar de las calorías líquidas. En el mismo grupo debemos incluir las bebidas isotónicas o energéticas para deportistas, ya que son trampas calóricas para nuestra dieta.

Especializarnos en ensaladas

La estación veraniega es la época ideal para consumir ensaladas, pero no debemos dejarnos llevar por la rutina, así que a veces es mejor dejar de lado la lechuga. Cualquier grupo de alimentos puede ser presentado como una ensalada, tan sólo hace falta imaginación, y debemos seguir comiendo de todo durante el verano. La ensalada es otra manera de deleitarnos con las legumbres, un grupo alimenticio de gran valor. Así que si probamos a cocer alubias, garbanzos, soja o lentejas, y luego las añadimos frías en una ensalada, podremos aprovechar todo lo bueno que nos aportan al organismo, como fibra, proteínas vegetales e hidratos de carbono, logrando un plato muy nutritivo y fresquito.

No pasar por alto el desayuno

Debido a las altas temperaturas propias de la estación y que tenemos la costumbre de trasnochar más, es normal que a veces salgamos de casa sin tomar el desayuno. Pero os recordamos que diferentes estudios médicos indican que las personas que desayunan bien a diario, suelen evitar ganar kilos con los años y tienen menos hambre a lo largo del día. Si nos cuesta desayunar, podemos probar a hacernos batidos de fruta con yogur y conservarlos en la nevera durante la noche para tenerlos preparados por la mañana, y así ingerirlos fresquitos al levantarnos.

Debemos llenarnos sin inflarnos

En verano las digestiones suelen ser más lentas y pesadas, por lo que debemos intentar tomar comidas ligeras. Para ello podemos ingerirlas en forma de sopas frías, gazpachos, ensaladas, o bien como frutas frescas o vegetales crudos, etc.

Cuidar la hidratación

La mayoría de los alimentos de temporada estival, como sandías, melones, tomates, uvas, etc. son muy ricos en agua y potasio. Estos elementos nos ayudan a mantener la hidratación y reponer las pérdidas de agua y sales que se producen al sudar más cuando corremos a altas temperaturas.

adelgazar verano

Si te gusta, vota y dale a las estrellas para calificarlo
Puntuación media: 5

Y también puedes compartirlo con los demás


recetas cocina Cocina Mediterránea Recetas para fiestas Tapas y pinchos Crepes Arroces Helados Vídeo Recetas Ensaladas Entrantes Cocina vegetariana Carnes Pizzas Recetas de Verano Cupcakes Pastas Pasteleria Guisos y cocidos Alimentacion y salud Recetas para niños Pescados Postres Recetas de Navidad Cremas Recetas Halloween

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR